EL SECRETO DE LA LIBÉLULA

Enfoque de poder:

La conexión con seres que han fallecido es perfectamente posible, en la medida que la persona muerta se haya negado a cruzar el umbral en las horas subsiguientes a su deceso. Cuando una persona muere se abre un portal energético en respuesta a la presencia de ese ser que entra en la densidad energética más próxima a la material. El portal permanece abierto durante 24 a 36 horas pero si la persona no lo cruza, éste se cierra nuevamente y el espíritu, o mejor, el cúmulo energético que es ese individuo sin cuerpo, queda estancado en este plano sin estar encarnado. Una persona fallecida puede decidir quedarse rondando este plano por múltiples razones que van desde apegos, intenciones de custodiar a alguien vivo, e incluso relaciones que establece con otros seres desencarnados que encuentra una vez ha muerto. ¿Por qué debería cruzar el umbral? Porque la tendencia de la conciencia es la evolución y, una vez cruzado, la conciencia continúa el camino que lo llevará en procesos de reencarnación hacia el fin último del ser humano: rescatar la totalidad del potencial que esta especie lleva en su condición genética y energética, y esa unidad arroja como resultado un ser humano lleno de poder y de posibilidades perceptuales que a su vez lo conducen al encuentro con la libertad, esto es, tener el dominio sobre la materia y hacer con su propia energía lo que desee.

En esta cinta entra a jugar un papel preponderante la conexión con los espíritus de los animales. El espíritu de la libélula es poderosamente mensajero. Presagia augurios de transformación interior o de transmutación material, como en el caso de esta historia, en la que la libélula lleva el mensaje concreto sobre la bebé que ha nacido y está viva en algún lugar de Suramérica.

—————————-

Sinopsis de la película

El Dr. Joe Darrow (Kevin Costner) trabaja como médico de guardia en un hospital hasta que se entera que su mujer embarazada, Emily (Susanna Thompson) pediatra, al no poder llegar a la frontera de Colombia, ha muerto en Venezuela en una misión de la Cruz Roja. Joe, destrozado, comienza a tener experiencias fuera de lo común: los niños del pabellón oncológico dibujan unas cruces extrañas y su loro aclama la presencia de su esposa muerta. Comienza entonces una trama de suspenso en la que el Dr. Darrow trata de descubrir la causa por la cual su esposa sigue enviando «mensajes del más allá». Su vecina Miriam Belmoont (Kathy Bates) le estimula a dejar de lado estos mensajes, ya que aún trata de olvidar la muerte de su esposo. Tampoco contribuye mucho el jefe del hospital (Joe Morton) quien insiste a Joe a tomarse unas vacaciones. Joe decide tomarse las vacaciones pero su mente (según él) le sigue jugando bromas. Una noche de melancolía decide guardar todas las cosas de su esposa y donarlas, pero algo extraño sucede porque un pisapapeles con forma de libélula que era la pertenencia preferida de su esposa y la cual fue la primera en ser empacada retoma el lugar donde su dueña lo había dejado; por su parte, el loro de su esposa, el cual hablaba solamente cuando su dueña estaba en la casa, una noche sin previo aviso empieza a repetir una frase “mi amor ya llegue” y Joe se despierta asustado y baja a ver qué sucede con el animalito, encontrándolo tirado en el piso casi muerto y con su comida desparramada en el suelo, con la cual había dibujado una extraña cruz igual a la que dibujaban los niños del hospital. Y así siguen las cosas hasta que Joe comienza a pensar que sufre un desequilibrio mental lo que lo impulsa a tomar las riendas de un accionar que cambiaría el rumbo de los acontecimientos y desencadenando el nudo de la película.


Deja tu Comentario